Inspección: Descubra posibles problemas con su casa a tiempo

Después de firmar los documentos de compraventa de una casa, el comprador y el vendedor deben esperar a que se finalice la transacción y se registre oficialmente la transferencia del título de propiedad. Este proceso es conocido como fideicomiso o escrow, en inglés. Durante este período de espera, es probable que el comprador realice una inspección de la propiedad.

Esta inspección es una cuidadosa revisión visual de la casa. El proceso suele tomar entre dos y tres horas durante las cuales cada rincón de la propiedad es examinado. La inspección de una casa incluye observación y, en ciertas situaciones, operación de las tuberías, calefacción, aire acondicionado, instalaciones y aparatos eléctricos, así como elementos estructurales incluyendo techo, cimientos, sótano, paredes internas y externas, chimenea, puertas y ventanas.

Es importante saber que durante una inspección de casa no siempre se detectarán todo tipo de fallas. Es sólo una revisión de los aspectos visibles ya que los inspectores no pueden ver más allá de los cimientos, suelos y paredes, ni pueden inspeccionar áreas o elementos inaccesibles.

Inspeccione su casa antes de ponerla en venta

El vendedor también tiene la opción de realizar una inspección de su casa incluso antes de anunciar la propiedad. Esto elimina cualquier duda acerca de las condiciones de la casa que usted o los posibles compradores pudieran tener. Obtener un reporte de inspección profesional es bien visto por los compradores, mejora el precio de compra y en general acelera el proceso de venta de su casa.

Algunos vendedores de casa eligen no arreglar todos los defectos identificados en el reporte de inspección. En su lugar, mencionan dichos defectos a los compradores, explicándoles que el precio de compra se ha ajustado para tomar en cuenta el costo estimado para reparar las imperfecciones. Ser sincero con el comprador permite negociar la venta más fácil y rápidamente ya que los compradores tendrán menos objeciones que pudieran afectar la venta.

Además de facilitar la venta, una inspección de casa le permite al vendedor cumplir con las leyes de divulgación en el ámbito de bienes raíces, que a su vez están sujetas a las leyes estatales. Al conocer a detalle y comunicar los hallazgos de la inspección de su casa al comprador, es menos probable que usted sea declarado responsable de haber omitido algún defecto.

Confirme que el reporte de inspección cumpla con los estándares

Las compañías capacitadas de inspección le pueden brindar una muestra de un reporte para comprobar que cumplen con los estándares de inspección en la industria. Platique con un agente de CENTURY 21 en español para conocer los principales elementos que debe esperar en un reporte de inspección y asegurar que se realice un buen trabajo.

Un ejemplo de los estándares principales es no permitir que el inspector realice las reparaciones a la casa o que lo refiera a alguna compañía de reparaciones en particular. Esto podría crear un conflicto de intereses. Los inspectores que ofrecen realizar reparaciones en las casas que inspeccionan tienden a encontrar más “defectos” de lo normal.

Una vez que ha programado la inspección de la casa, acompañe al inspector en el recorrido. Usted tiene derecho a estar presente y las compañías de inspección serias le aconsejarán que participe. Esto le ayudará a entender más fácilmente los hallazgos del reporte y evitará posibles dificultades después del cierre de la venta.

No olvide hacer preguntas y expresar sus dudas durante el proceso. Una buena inspección de casa incluirá más de 1000 aspectos a evaluar, desde los cimientos, hasta el techo. Es por ello que durará de dos a tres horas, dependiendo del tamaño de la casa. El reporte también debe incluir una descripción de las condiciones para alrededor de 400 elementos de su casa.

Contacte a un agente de CENTURY 21 en español y reciba hoy mismo la información que usted necesita para programar una inspección de su casa y asegurar que el reporte identifique los posibles defectos antes de vender de la casa.