Conozca su vecindario

Cuando usted compra una casa, está invirtiendo en una comunidad. Usted dedicará una cantidad importante de tiempo y dinero en apoyo de las organizaciones educativas de la comunidad y los centros comerciales de las áreas adyacentes. Antes de tomar una decisión definitiva, observe bien el lugar y asegúrese de que se adecua a sus necesidades.

Evalúe la proximidad de la propiedad con otros lugares importantes en su vida. ¿Cuánto tiempo tendrá que viajar para ir al trabajo? ¿Hay un hospital o un consultorio médico cerca? ¿Qué sucede con las escuelas, guarderías, comercios, familiares y amigos?

Considere todas sus opciones de transporte. Un nuevo hogar puede tener opciones de transporte público o de convenios para compartir el automóvil con otros para ir al trabajo o la escuela. Dependiendo del tipo de comunidad, usted puede encontrar medios de transporte alternativos. Dedique el tiempo necesario a conducir desde la nueva casa hasta sus destinos diarios, para así comprender de qué manera su estilo de vida se va a ver afectado.

Visite y conozca el distrito escolar al cual se estará mudando. Aunque hoy día no tenga hijos en el sistema educativo, puede tenerlos en el futuro. La reputación del distrito también puede afectar en forma positiva o negativa el precio de venta de su futura casa.

Asegúrese de sentirse cómodo en esa área. Conduzca por el vecindario a distintas horas del día y de la noche, en diferentes días de la semana para poder observar la actividad y los niveles de ruido. Descubrir que el perro del vecino ladra todo el tiempo, o que la calle es ruidosa, evitará tensiones innecesarias derivadas de una decisión de compra apresurada.

Los profesionales en bienes raíces de CENTURY 21® son expertos de las zonas en las que trabajan. Pídale a su agente una lista de las escuelas, los centros comerciales, los parques y otros lugares de importancia. Comprar una nueva casa implica mucho más que la estructura y la propiedad. Significa también un nuevo estilo de vida.